sábado, 23 de agosto de 2008

Wichí : Vivienda

mision 2.jpg (17280 bytes)

En la comunidad wichí solo el 24 % de las casa son de adobe. La vivienda más característica es de palo a pique o quincho, está formada por 4 horcones de palo santo en general y revestidas las paredes con ramas. El techo es de ramas y tierra. Es una sola habitación, donde duerme toda la familia. La vida transcurre bajo un frondoso algarrobo que siempre hay al lado de la vivienda, el fuego se hace afuera en verano y adentro en invierno, pero se cocina principalmente afuera.
La vivienda no es un elemento importante en la cultura wichí. Algunos documentos se refieren a chozas cupulares que fueron usadas antiguamente reemplazadas por la descripta. Pero los aborígenes más viejos cuentan que la casa era el monte, y que esto se hizo vital en la época de las persecuciones cuando "no había que dormir nunca en el mismo lugar" ni dejar rastros de haber permanecido en un sitio determinado.
Esto explica en parte la capacidad de superar las inclemencias del tiempo que tienen las comunidades. Las casas no defienden de las lluvias, del frío o del viento. Algunos revisten con barro el lado que da al sur de donde vienen los vientos fríos.